No a la erradicación de cultivos de Coca, Si a la sustitución de cultivos de Coca

Por: Carlos Mario Jiménez

En compañía de los antiguos integrantes del desmovilizado Bloque Central Bolívar, durante los 7 años comprendidos entre 1998 y 2005 recuperamos varios territorios que el estado había perdido con el accionar de las guerrillas marxistas, estos terrenos estaban en un 100 % destinados al cultivo de la hoja de coca. Para cuando nos desmovilizamos entre los años 2005 y 2006, le devolvimos al estado unos territorios donde en promedio solo del 10% al 15% del área arable era usada en cultivos de coca y en otras zonas ya no había ni una hectárea de cultivos ilícitos.

¿Cómo lo logramos? No fue usando el método que aplicaba el estado, las fumigaciones con ayuda de Estados Unidos y que hasta el día de hoy doy fe que es un total fracaso. Pues para poder logar reducir y en muchos casos acabar con la hoja de coca, el desmovilizado Bloque Central Bolívar, implemento con ayuda de las Fundaciones Buscando Caminos Buenos y Villa de la Esperanza, unos proyectos sostenibles de sustitución gradual de cultivos de coca.

Hoy en día esta es la mejor forma de poder erradicar de raíz, la problemática que encierran los cultivos ilegales de coca, a un costo mucho menor de lo que hoy propone con el exdirector de antinarcóticos de la policía, brigadier General ® José Leonardo Gallego Castrillón, el cual propuso que se retome la fumigación de cultivos de coca a través de helicópteros, una estrategia obsoleta y desconsiderada.

Poniendo en marcha la sustitución orgánica de cultivos de coca veremos que hay menor desplazamiento ya que el estado tendría el control de todos estos territorios y de su población, a la vez que se logra cambiar la cultura y la dependencia de cultivos ilícitos a unos cultivos lícitos con el acompañamiento del Estado y de todas las naciones que en la actualidad ven que el proceder del estado en todos estos años ha sido un fracaso para poder terminar los cultivos ilegales. Instalando estrategias que ataquen el trasfondo del problema y le den otras alternativas a nuestro pueblo para poder salir adelante en cada región con proyectos productivos.

Mi propuesta no es nueva e incluso formó parte de la fase jurídica de mi proceso, y la relacione en la diligencia de versión libre que rendí el martes 12 de junio de 2007 en la ciudad de Medellín, ante el doctor Pablo Emilio Carlosama Mora, que en aquel entonces actuaba como fiscal 16 de la Unidad de Justicia y Paz.

Un aparte de mi intervención en ese momento fue el siguiente:

“Efectué a título propio y propuse al estado un modelo de sustitución de cultivos ilícitos, en la finalidad que en aquellos territorios donde actuamos se erradicara definitivamente la plantación de cultivos ilegales y la economía gira en torno a ellos. Así las cosas, desarrollamos un ambicioso proceso de sustitución de cultivos, motivando o promoviendo a las comunidades cocaleras para que se avanzara en la erradicación manual, buscando como alternativa la siembra de palma africana como opción de vida, en una proporción de mil setecientas hectáreas (1.700 HA) sembradas, de las cuales seiscientas veinte (620) están en producción. Así mismo, se inició el proceso de seguridad alimentaria y cultivos a corto plazo (pan coger).”

Solo nos resta esperar que el estado y las organizaciones que defienden a nuestros campesinos tomen en cuenta esta propuesta de quienes conocemos la problemática del cultivo ilegal de primera mano.

Deja un comentario